16 de diciembre de 2014

Salvamanteles de trapillo


Aunque el trapillo no es santo de mi devoción me he propuesto acabar con los restos que me quedan de otros proyectos y así he terminado un par de ovillos gracias a estos salvamanteles sencillos para la cocina.

La verdad es que son la mar de prácticos y se hacen en menos de cinco minutos. Les he dejado un trocito pequeño a modo de gancho para que se puedan colgar y luzcan más. Los colores me gustan mucho, especialmente el rosa pastel que además es más doble y esponjoso por el grosor del trapillo.


Con este proyecto doy por finiquitados mis ovillos de trapillo y la verdad es que han cundido muchísimo: alfombras, cestos, salvamenteles... ¡Parecían no tener fin!
Espero que os guste la idea para aprovechar esos restos con los que no sabemos qué hacer :)

9 de diciembre de 2014

Gorro de lana con agujas circulares


¡Estoy muy contenta de enseñaros mi primer gorro! Poco a poco me he ido enganchando a las dos agujas y cada vez me gusta más y más. Esta vez he probado algo sencillo para seguir practicando y pensé que un gorro no podía ser tan complicado. Además, me hacía mucha ilusión que fuera una sorpresa para mi marido, que usa mucho los gorros de lana en cuanto llega el frío.

Está hecho con Katia Maxi Merino en color gris, muy esponjosa y calentita. El patrón que he seguido lo encontré en Ravelry, es gratuito y podéis verlo clicando AQUI. Es un gorro muy básico pero no os podéis imaginar lo orgullosa que estoy de haberlo podido hacer. Lo he tejido con agujas circulares,  así que no tiene costuras y he aprendido la técnica del "magic loop" para poder trabajar en circular con tamaños muy pequeños, ¡estoy encantada!


No os imagináis las ganas que tenía de dárselo a mi marido y de decirle: "¡lo he hecho yo!". A él le ha encantado y dice que ya es su gorro preferido (¡¡¡y yo estoy más que feliz!!!) :)

3 de diciembre de 2014

Saquitos de lavanda y fabric tape


El pasado mes de abril, para Sant Jordi, recibí un regalo que me encantó: el libro "Washi Tape Manía" de Little Hannah. Como su título indica se trata de un libro sobre el washi tape, con 25 proyectos aptos para cualquiera. 

Desde que lo recibí en abril no he tenido tiempo para pararme a mirar sus páginas, para ojear sus fotos y leer los proyectos que esconde... hasta hace unos días. Por fin pude tomarme mi tiempo para ver todas las ideas que tiene dentro y una de ellas me llamó especialmente la atención: los saquitos de lavanda decorados con fabric tape, que viene a ser lo mismo que el washi tape pero de tela.

Precisamente hacía unas semanas que había recogido las últimas flores de mi planta de lavanda  y las tenía secándose en un cajón, así que la idea de hacer unos saquitos de tela sencillísimos y decorarlos con unas tiras de fabric tape me pareció ideal. Además, tenía un rollo de fabric tape por estrenar con un estampado de florecitas que ha resultado ser perfecto para este proyecto.


Simplemente con un trocito de cuerda, un retal de tela lisa y unas tiras de fabric tape se consiguen unos saquitos preciosos y prácticos. Al tener adhesivo el fabric tape se pega en un momento y te ahorras pasarle la máquina de coser. Además, huelen tan bien y son tan bonitos que resultan perfectos para ponerlos en cualquier rincón, en un cajón, en el armario... 
¡Segurísimo que cuando vuelva a recoger lavanda la usaré para hacerme más saquitos y llenar mi casa de olor a lavanda! :)

23 de noviembre de 2014

Broches: mini coronas de crochet




Después de un par de semanas de desconexión vuelvo a la carga con una labor de esas facilitas y resultonas: unos mini broches de crochet en forma de coronas.

Hace unas semanas fue el cumpleaños de mi cuñada y le tejí estas tres coronas de crochet para que pudiera sentirse cada día como una reina, no solo en ese día especial del año. La traducción del patrón-tutorial lo encontré en el blog "Caja de labores" porque el original es del blog "De Haakbrigade". Son facilitas y al ser tan pequeñas se tejen en un momento. Una vez terminadas solo hay que coserles detrás un cierre de broche y ya está.



Son perfectas como detalle para acompañar cualquier regalo de cumpleaños, para añadir a un paquete sorpresa o a una tarjeta de felicitación hecha a mano. 

¡Feliz semana! ;)


4 de noviembre de 2014

Bordar sobre plástico: Space Invaders


Bordar, bordar y bordar..., eso es lo que me apetece hacer últimamente. Y no bordar al estilo tradicional porque después de bordar en tela, en papel y en cartón he hecho el más difícil todavía: bordar sobre plástico.

Todo comenzó con un bote de crema corporal vacío que me daba pena tirar y que quería reutilizar para guardar mis cosas de labores: botones, ojos de amigurumi, agujas... Estuve pensando qué hacer para que quedara bonito y la idea del washi me parecía demasiado simple (lo mío es complicarme un poco).  De pronto miré la tapa y pensé: "no parece muy difícil de agujerear y si lo consigo podría bordar algo...". Y ya no paré hasta conseguir bordar este pequeño personaje del videojuego retro Space Invaders.


No ha sido una tarea fácil hacer los agujeritos por donde pasar el hilo. La manera que he encontrado para no romper la tapa y para que quede bien ha sido quemando un alfiler grueso para que se agujeree el plástico con la ayuda del calor. Siguiendo los puntos de una plantilla con el dibujo fui haciendo los agujeros quemando el alfiler cada vez que tenía que hacer un agujero y una vez hechos todos solo me quedaba bordar a punto de cruz.

 
No sé qué os parecerá pero a mi me encanta mi bote Space Invaders y seguro que no es lo último que bordo sobre una superfície "rara" :)

30 de octubre de 2014

Imanes con lana afieltrable



Últimamente no paro de pensar en todas las cosas que se pueden hacer con la técnica del afieltrado: muñecos, imanes, adornos, apliques para ropa, broches... Así que he vuelto a ponerme a afieltrar y como quería probar mi nueva pistola de silicona caliente pensé en hacer unos pequeños corazones con lana afieltrable y pegar un trozo de imán por detrás con silicona para poderlos poner en la nevera. Dicho y hecho: mis nuevos imanes DIY ya están decorando mi nevera.

Es un proyecto sencillísimo y rápido, ideal para estrenarse con esta técnica sin complicarse la vida. Así lucen en mi cocina, acompañando a las preciosas láminas de Lady Desidia que aparecen en el último número de la revista El Costurero.



21 de octubre de 2014

Tejiendo con fibras naturales


Me he estrenado con un nuevo material para hacer crochet que no había probado aún: las fibras naturales. Hace muy poquito os enseñé el pack que recibí de El Costurero en el que venían dos ovillos de fibras naturales (hechos a partir del tallo del cáñamo) y hoy puedo enseñaros qué he tejido con ellos.


Tenía bastante claro que quería hacer un cestito porque los ovillos recuerdan a los cestos y capazos de toda la vida. Ha sido un acierto porque el cesto ha quedado muy firme pero a la vez ha sido muy agradable a la hora de tejerlo. Tiene un tamaño mediano y es muy práctico porque se puede guardar cualquier cosa.


Como me sobraron algunos metros de hilo decidí aprovecharlos para hacer un mantelito circular para poner bajo el tiesto de una maceta. Le da un toque rústico que me gusta mucho. 
Por si tenéis curiosidad sobre este material podéis adquirirlo AQUÍ, en la tienda online de El Costurero, ¡yo estoy encantada con mi cesto y mi mantel nuevos!

¡Feliz semana! :)

12 de octubre de 2014

KAL Kvothe: el resultado


¡Lo terminé! No os imagináis lo contenta que estoy de enseñaros mi gran reto terminado: el KAL Kvothe. Para resumir un poco la historia: un KAL es un proyecto de punto que se teje en grupo, en este caso se trataba de tejer un pañuelo asimétrico llamado Kvothe. Me apunté en el mes de junio en el blog "El Duende de los Hilos" sin estar muy segura de si lo acabaría tejiendo o no porque soy novatísima en esto del punto pero al final ha salido bien.

La lana que elegí fue una Malabrigo Sock 100% merino en color Rayon Vert que es más que suave. Mi idea inicial era hacerlo en color gris pero cuando vi este color morado con detalles en tonos blancos, verdes y rosas no me pude resistir. 


Después de elegir la lana le llegó el turno a las agujas. Lo he tejido con agujas circulares  de 3.0 mm. Esta ha sido la primera vez que he usado agujas circulares y me ha gustado mucho lo fáciles que son de manejar y lo sencillo que se hace tejer con ellas. Una vez que tuve las agujas y la lana solo me quedaba ponerme de lleno con el patrón.


El patrón del pañuelo Kvothe es gratuito y está disponible en inglés en este link de Ravelry. Además, desde el blog de "El Duende de los Hilos" lo han traducido al español y lo podéis encontrar aquí.

Cuando empecé a tejer el chal tuve que deshacer más de cien veces. La verdad es que yo no había pasado del punto del derecho y del punto del revés y tejer este patrón siendo tan novata me resultó complicadísimo. No os voy a negar que pensé un montón de veces en abandonarlo y que incluso lo tuve unas semanas aparcado porque no me aclaraba. Pero al final del verano lo volví a empezar de nuevo dispuesta a llegar hasta el final. ¡Y lo conseguí!


Estoy contentísima con el resultado (aunque tiene algunos fallos) pero, sobretodo, estoy contentísima con el proceso porque he aprendido un montón de cosas que antes no sabía como puntos nuevos que no conocía o como bloquear una labor una vez terminada para que tenga la forma correcta. Así que muchas gracias a "El Duende de los Hilos", Berto de "Bertorulez" y Juan de "Los hice yo" por organizar este KAL.


Este otoño-invierno voy a estar muy calentita y abrigada con mi nuevo pañuelo Kvothe tejido por mi. No puedo estar más contenta.  :)


7 de octubre de 2014

Paquete sorpresa: El Costurero

Hace unos días recibí un paquete sorpresa de mi marido. Nada más ver la caja pude leer "El Costurero" y supe que me iba a gustar porque adoro sus revistas y todos los productos que venden en su tienda online. No hace mucho ya compré uno de sus kits con el que hice mi primer cuello de tricot: una lana gustosísima, unas agujas preciosas y una bolsa para guardar la labor ideal. Y esta vez he recibido un montón de cosas tan, tan, tan bonitas que me da pena estrenarlas:


En mi paquetito sorpresa había dos libretas pequeñas ideales para anotar todos los proyectos que tengo pendientes de hacer, las portadas son de Lady Desidia y son preciosas. También había unas tijeras Torre Eiffel preciosísimas en color bronce que me van a venir genial para hacer bordado o costura. Y, por último, un pack de dos ovillos de fibra natural que ya estoy pensando en qué los voy a utilizar. ¿Qué os parece? ¡Yo estoy encantadísima!


Como véis, tengo todas las revistas de "El Costurero", no me falta ninguna, y está claro que con cada número han ido creciendo y mejorando más. Si aún no las conocéis os las recomiendo porque tienen un montón de proyectos y tutoriales de costura, fieltro, bordado, ganchillo... 
¡Ahora solo me queda estrenar el montón de cosas bonitas que he recibido! :)



29 de septiembre de 2014

DIY: de tubo de envío a guarda-agujas

Hoy os traigo un DIY de reciclaje de los que me gustan: rápido, bonito y práctico. 
Tenía guardado  en un cajón un tubo de cartón de envío que me llegó con una lámina que pedí por internet  y no sabía muy bien qué hacer con él. No quería tirarlo porque es duro y tiene una tapa metálica y pensé que quizás podría servir para algo aunque no lo tenía claro. Pues este fin de semana me llegó la inspiración y lo he reciclado para meter dentro las agujas largas de punto. Aquí tenéis el antes y el después:


He utilizado papel vinilo autoadhesivo blanco y un poco de washi tape en distintos tonos de rosa y lila. ¡Ya está! El vinilo autoadhesivo es genial para forrar cualquier cosa y es muy, muy fácil de utilizar: solo hay que cortar a la medida del tubo y pegar. Y el washi siempre va genial para decorar cualquier cosa así que es un DIY más sencillo imposible.


El tamaño del tubo es perfecto para esas agujas rectas tan largas que no sabemos nunca dónde meter. Así que si tenéis algún tubo de envío de cartón en casa ya sabéis... ¡a reciclar! ;)